Mientras un país duerme…

América Nicte-Ha.

“Porque el rostro que se llevaron es mío, pero la carne que dejaron es de todos, y estos huesos también son tuyos, y esos ojos también te faltan. Mi gente me llora y mi pueblo hoy se esconde, pero cuando salga a reconquistar las calles no podrá -por más que intente-, ya no podrá ser un pueblo inocente, no podrá ser un pueblo que confíe. Será fuego, luz, estruendo y viento. Será el ejército redentor, el huracán que arrasa los escombros para que venga el futuro, será la muerte alada y justiciera que sostiene a la razón y empuña despiadada las armas para imponerla. Mi pueblo será el implacable regreso de la justicia y de la historia”.

Devuélveme mis ojos, Egorak.

 

En ese lejano país, debido a las deficiencias de su educación pública, hay que tener dinero para acceder al club de los afortunados que reciben educación de calidad. Existen aquellxs que enfrentan una batalla al decidir entre comer o educar, pero las ganas de superación se sobreponen y entonces, se hace presente la necesidad de venderle –si es posible- la mismísima alma al diablo. Incluso, atender una escuela pública se vuelve un calvario para muchas familias, debido a la abismal brecha entre salarios, precarias condiciones laborales y el alto coste de los gastos que se derivan –como si no bastara con sobrevivir al día a día- de atender la escuela. Sí, en ese lejano país la educación de una u otra manera se compra -a pesar de que su constitución dice que es laica y gratuita- y por si eso no fuera suficiente, pagas para que te arraiguen ideas clasistas y racistas, para que te alejen de herramientas críticas y analíticas que el sistema considera peligrosas o contrarias a su modelo, y para que te encapsulen en una identidad construida –mestizo- desde la visión e intereses de un reducido puñado de hombres como José Vasconcelos y su raza cósmica. La revista británica The Economist, ha afirmado que “Un niño rico en México tiene peor educación que uno pobre en Canadá”, señal de que estamos mal, muy mal.

En un estado sureño de ese lejano país, cuando el estudiante protesta, es señal de que algo en la –ya deficiente- educación pública NO está bien. Entonces, al estudiante que protesta le arrancan la piel y le sacan los ojos –como a Julio Cesar Mondragón-, por enfrentar y desafiar al poder. A otros los desaparecen, se les liga al narcotráfico y dictaminan que fueron asesinados e incinerados por éstos últimos, para después cerrar el caso con broche de oro, exhortando a sus seres queridos a superar este triste y desafortunado capítulo. Al único que logran identificar, lo reducen a dos fragmentos de huesos, y prometen enviarlo a sus familiares, quienes después de casi cuatro meses del anuncio oficial de la identificación, no han recibido siquiera una llamada por parte de las autoridades –no para recibir el pésame-, para disculparse por la demora en la entrega de los restos. Mientras todo esto sucede, los normalistas de Ayotzinapa –aún desaparecidos-, los normalistas en general –por el simple hecho de ser normalistas- y los familiares, tienen que aguantar etiquetas y estigmas sociales de vándalos, revoltosos, lacras y demás adjetivos peyorativos.

Dibujo en referencia a Julio César Mondragón. Foto: elyazul.blogspot.com.es/

En un estado sureño de ese lejano país, las alertas se encienden, las luces rojas tintinean y el sistema se pone en guardia, cuando el profesor asalariado protesta porque no le pagan, porque no se somete al histórico y estructural cacicazgo, porque no obedece a una autoridad que está muy distante de defender y velar los intereses de su pueblo, y sale a la calle para que el ciudadano se entere de lo que está pasando.     Sin embargo, en el estado sureño de ese lejano país, lo único que recibe el profesor es indiferencia, rechazo y comentarios lamentables como “eso le pasa por salir de su casa” o “queremos trabajar; ya no más marchas y bloqueos”. Y si usted quiere trabajar para percibir su salario, ¿por qué el profesor no tiene derecho a luchar por recibir el suyo? Comprendo, los medios de ejercer su derecho a la protesta es lo que molesta, pero ¿se han puesto a pensar qué y quién está detrás?

El Maestro Claudio Castillo Peña, acaecido durante el desalojo del 24 de Febrero de 2015 en Acapulco, Gro. Foto: redpolitica.mx

En un estado sureño de ese lejano país, mientras se desaloja con toletes y gas lacrimógeno a unos cinco mil profesores y un profesor septuagenario -que sufría de poliomielitis- fue castigado con una golpiza que le costó la vida, las autoridades en su intentona por apaciguar los ánimos y salir airosos de la trifulca, declaran una falsa versión sobre los hechos al reducir el número de profesores heridos y omitir que los Policías Federales destruyeron automóviles. Y como a estas alturas ya ni la burla perdonan, en el comunicado oficial exhortaron a los órganos de protección de Derechos Humanos a velar por la seguridad, integridad y garantías de las personas involucradas en el desalojo, y pidieron encarecidamente  a los medios de comunicación que fueran objetivos y veraces en la información publicada.

La sangre me hierve, mi pulso se acelera y cierro mis puños con fuerza, al ver que nos estamos auto destruyendo en nuestra propia batalla por liberarnos de la putrefacción de este sistema, pues aunque la gran mayoría de los manifestantes del pasado 23 de febrero forman parte de un colectivo que ha sido históricamente oprimido, y se levanta en lucha para emerger, existen pseudo líderes que por intereses económicos, poder y protagonismo político, se llevan de corbata a todo el gremio. Ergo, en este tipo de conflictos y protestas sociales es necesario que tengamos herramientas analíticas para leer el contexto, y nos remitamos al pasado para poder discernir estas situaciones ¿Seremos capaces de aceptar –sin justificar y aprobar sus actos- que la Policía Federal y CETEG directa o indirectamente son víctimas y producto de este sistema putrefacto que ha sido aceptado, consentido y reforzado por nosotrxs, la sociedad civil?

El deceso del profesor Claudio Castillo fue –físicamente- producto de la tunda que le propinó la Policía Federal, que a su vez, recibió órdenes para actuar en respuesta a la embestida por parte de un autobús Futura. La pregunta del millón es; ¿quién dio la orden de embestir?, ¿quién era el conductor del autobús? Hasta ahora no hay versión oficial, ni atribución de responsabilidades. Todo se puede resumir a la frase que soltó el director de la Fiscalía General de Guerrero –Alberto Aparicio Navarro-; “se está investigando”.

Publicación en Twitter y Facebook de la Lic. Romero. Fotos: proceso.com.mx

En un estado sureño de este lejano país, parte de la sociedad vive drogada con dosis de racismo, clasismo, discriminación, apatía, egoísmo e indiferencia –suministradas principalmente por el sistema de educación-. Itzel Romero – ahora ex directora de Relaciones Públicas del Foro Mundo Imperial-, aplaudió el desalojo y la represión. Expresó en las redes sociales que odia a los maestros y les llamó Mara Salvatruchas. Respeto su punto de vista, sentir y posición. Pero como recién acabo de mencionar, creo prudente que como sociedad, tengamos la madurez y herramientas analíticas para discernir más allá de lo que nuestros ojos ven, más allá de lo que la prensa reporta, más allá de lo que el vecino me cuenta, más allá de lo que mis jefes me ordenan, más allá de lo que está establecido como bueno o malo por la sociedad.

Debido a que estamos luchando por un país que garantice la libertad de expresión y libre comunicación, he decidido –con mucho respeto- enviarle el siguiente mensaje; Espero, estimada Itzel Romero, que no se olvide que de esas personas a las que odia aprendió a leer y a escribir, que gracias a la educación que recibió por parte de esas maras salvatruchas, tiene su actual, y -supongo- bien remunerado puesto de directora, que algún día –si no es que ya-, sus hijos van a tener que ser atendidos por ellos, y que así como no todxs los musulmanes son terroristas, ni todxs los alemanes son neo nazis, no todxs los profesores guerrerenses buscan el daño a la ciudadanía.

Mientras estos hechos acontecen en aquel estado sureño, en la ciudad de la esperanza el Partido Revolucionario Institucional (PRI) anuncia la lista de sus candidatos a las diputaciones plurinominales. Entre los que se encuentran la actriz Carmen Salinas –sí, la conductora del Talk Show “Hasta en las mejores familias” y actriz de la serie “La Rosa de Guadalupe”, David López Gutiérrez -coordinador de Comunicación Social de la Presidencia de la República-, Tristán Canales -directivo de Televisión Azteca-,  Sylvana Beltrones Sánchez – hija del coordinador del grupo parlamentario del PRI en San Lázaro Manlio Fabio Beltrones-, y María Esther Scherman Leaño -Directora de la Lotería Nacional-. Tal parece que a ésta última, el sueldo que percibe en su actual empleo le es insuficiente.

Meme de nuestra posible diputada plurinominal, “Carmelita” Salinas. Foto: sinembargo.mx

Decía –el finado- político y militante del PRI Alfonso Martínez Domínguez, que no hay nada peor que el PRI como la oposición que se divide, pues ello permite que un débil y desmantelado PRI, se mantenga en el poder aún en contra del deseo de sus ciudadanos. Lo más lamentable de estos días, es que no nada más se está manteniendo contra el deseo de sus ciudadanos, sino de una manera impune, descarada e indignante.

En ese lejano país, mientras la Secretaría de Salud y petróleos mexicanos anuncian respectivamente un recorte presupuestal por 10 mil millones de pesos y el salario mínimo del trabajador es de 70 pesos, se destapa que el político y empresario Carlos Hank Rohn le adeuda 25 millones de dólares a empresarios y trabajadores en Cancún –pero no pasa nada, ¡es Hank Rohn!-, nuestros senadores anuncian orgullosamente que disminuirán 100 pesos de su salario –de 117 mil 600  pesos a 117 mil 500 pesos-, y sale a la luz que Rosario Robles Berlanga desvió 396 millones 838 mil pesos, que habían sido destinados al programa de La Cruzada contra el Hambre. Y cuando creía que había llegado a los límites de la indignación y frustración, me encontré con la justificación que presentaron del dinero faltante. Acorde con la SEDESOL, con esos 396 millones 838 mil pesos, se compraron artículos varios como paliacates, tortilleros, vasos de plástico, playeras y gorras. Llegué a la conclusión de que la cruzada contra el hambre ha cumplido su objetivo – paliar el hambre-, pero no de los que verdaderamente la padecen, sino de los que están hambrientos de ambición y poder, que no conocen el respeto, la ética y la dignidad.

En ese lejano país, mientras personajes de talla internacional como el Papa Francisco, el escritor, director y cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, y el lingüista, filósofo y activista estadounidense Noam Chomsky, así como Organizaciones Internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, el Parlamento Europeo o Amnistía Internacional se unen a la protesta por la situación de impunidad, violencia y corrupción que reina, una gran mayoría de sus ciudadanos siguen somnolientos, sedados, adormilados bajo los efectos de las pastillas de chiquitolina que hace muchos años les recetó y suministró el chapulín colorado. Espero que el efecto les pase pronto, para que en un futuro no vayan a tener que exclamar: Oh!, y ahora, ¿quién podrá ayudarme?

En ese lejano país, mientras el comisionado de Derechos Humanos de Alemania Christoph Strasser visitó la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos en Ayotzinapa, para ofrecer sus disculpas a los padres de los normalistas -debido a que se comprobó que el ataque se llevó a cabo con armas de origen alemán-, nuestro presidente Enrique Peña Nieto se ha limitado a pedir que supere el caso, empacó sus maletas y emprendió un gira real con toda su familia al Reino Unido.

El comisionado alemán Christoph Strasser en la Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa. Foto: noticiasmvs.com

En ese lejano país, el gobierno federal trata de calmar los ánimos y ganar credibilidad al remover a nuestro tan fatigado procurador de justicia Jesús Murillo Karam, y al anunciar gloriosamente la exitosa operación que logró la captura de Servando Gómez Martínez “La Tuta”, quién a pesar de ser uno de los narcotraficantes más buscados, se daba tiempo para deleitarse con unas cuantas cervezas en compañía del hijo del ex Gobernador de Michoacán, reunirse con el ex Gobernador interino de Michoacán Jesús Reyna, con el ex alcalde de Lázaro Cárdenas Arquímedes Oseguera, ser asesorado por un corresponsal de televisa, y hasta de compartir diversos videos en las redes sociales. Finalmente, después de una ardua labor de inteligencia, fue arrestado. ¡Aplausos, por favor!

Y mientras todos los días leo noticias indignantes en dónde los temas recurrentes son represión, muerte, violencia, fosas con restos humanos, fraudes, corrupción, feminicidios, explotación laboral, privatización de recursos naturales, recortes al gato público, depreciación de la moneda, asesinatos, secuestros, torturas, desapariciones forzosas, levantones y conflicto de intereses -por mencionar algunos-, un lejano país llamado México, duerme en relativa calma, aunque sin ojos, sin rostro y sin piel.

La parte de su ciudadanía que duerme, sueña que estamos viviendo el “Mexican Moment”, otra parte está despertando y desea unirse a la parte que ya está consciente y alerta pero esperen, el México adormilado se queja de las manifestaciones, de los bloqueos, de las protestas, de los que alzan la voz, de los que gritan por un cambio estructural…y es que tanto ruido, es muy incómodo y no los deja descansar.

Así pues, se termina un día más y mientras ese lejano país de nombre México se entrega a los brazos de Morfeo, lo contemplo –a 9,062.44 kilómetros- desde el otro lado del charco, frustrada pero no vencida, un poco cansada pero con la esperanza debida y la dosis suficiente de energía para continuar y entonces, mi pecho se aprieta, mis ojos se llenan de ese líquido que algunas veces expresa felicidad y otras veces desdicha, y decido ponerme a escribir, porque al igual que el escritor y activista político José Revueltas, es mi manera de llorar, al contemplar a un país que se hunde entre sueños, en un sistema putrefacto, en su propia esclavitud, egoísmo y apatía.

México, quisiera devolverte tus ojos mientras te contemplo al dormir.

2 thoughts on “Mientras un país duerme…

  1. Los primeros que luchan por la libertad de expresión son los primeros que señalan, es fácil dejarse llevar por expresiones generalizadas de redes sociales en lugar de investigar, yo te invito a que antes de emitir un juicio o recomendación, hagas un análisis de la situación y del porqué de las cosas.

  2. Buen día estimada Itzel, Antes que nada, agradezco el tiempo que se tomó en leer mi texto y el que se haya tomado la molestia de escribirme unas líneas. Como bien señalé, respeto su punto de vista, sentir y posición en cuanto a lo ocurrido. Como también usted bien señala, la gente se deja llevar por expresiones generalizadas en las redes sociales. Así pues, éstas -las redes sociales-, son muy peligrosas o de doble filo en cuanto a los mensajes lanzados, y mucho más al tener un puesto mediático y prestigioso como el de usted. Deseo terminar dejando en claro que no hice ningún juicio ni recomendación, como usted señala en su comentario, pues en mi texto dejé bien claro que le quería mandar un mensaje para expresarle mi sentir. Me alegra que el mensaje le haya llegado. Saludos cordiales.

Deja un comentario