La historia de un Médico sin Fronteras: Franking Frías

Mar Proud.

Franking Frías es originario de la Ciudad de México y actualmente forma parte de Médicos Sin Fronteras. Al hablar con él sobre la extraordinaria labor que realiza como médico ayudando en diversas comunidades del mundo, me llena de sorpresa su responsabilidad social en estos tiempos de egos incontenibles y de preocupación extrema por el materialismo y el consumismo. En exclusiva, charló para Más Música Menos Balas desde la Ciudad de México, en donde paso algunos días de descanso antes de embarcarse en su siguiente misión en Ucrania.

 

Dr. Franking Frías en Congo. Fotografía: Louise Annaud. MSF.

¿Qué es Médicos sin Fronteras? ¿Y como llegaste a esa asociación?

Médicos sin fronteras (MSF) es una organización médico-humanitaria internacional que se dedica a dar atención a poblaciones en situación de crisis, ya sea por guerra, desastres naturales, epidemias etc. Vamos a lugares remotos y de difícil acceso y generalmente trabajamos en emergencias pero igualmente atendemos enfermedades olvidadas o “neglected diseases” como por ejemplo chagas, tripanosomiasis humana africana más bien conocida como enfermedad del sueño, etc.

La organización basa sus actividades en neutralidad e imparcialidad. La gran mayoría de los fondos que usamos para nuestras actividades provienen de donantes particulares, lo que nos permite ser completamente independientes. Ninguna otra organización nacional o internacional, grupo religioso, político, etc. influye en nuestra toma de decisión sobre las actividades que hacemos por lo que podemos dar atención médica a cualquier ser humano en desgracia sin importar el color de su piel, credo religioso, afiliación política, sexo, etc.

Llegue a MSF un poco por inercia de lo que en un principio hacía con mi profesión. En México hice mi servicio social en Chipas, uno de los estados más pobres de mi país, y me tocó ver gente que se enfermaba y moría de cosas prevenibles y tratables, lo que me motivó a seguir trabajando con este tipo de pacientes. Trabaje 3 años con la población indígena en Chiapas. Eventualmente quise ver si podía ayudar en otras partes del mundo también, por lo que contacte a MSF y después algunas entrevistas con ellos pude comenzar a participar con la organización en esta labor humanitaria.

¿Hace cuánto eres médico de MSF? 

Desde 2009, este año cumpliré 6 años de actividad con ellos.

¿Cuál es tu mayor motivación como parte de MSF?

La mayor motivación es poder ayudar a los menos favorecidos, a la gente que por cuestiones humanas o naturales está en una situación de desgracia y su salud o su vida está en peligro. Pienso que todos en este mundo tienen derecho a tener acceso a la salud, a curarse, a tratarse, a sobrevivir y yo intento contribuir con un grano de arena para esto. Es muy motivante, igualmente que DWB, es una organización que aparte de atender a poblaciones en situaciones precarias también es una organización que da testimonio de lo que pasa en los lugares a donde va y que igualmente intenta hacer más viable el acceso a medicamentos y vacunas para la población en el mundo en general, esto, haciendo abogacía para que las compañías farmacéuticas y los donadores de fondos cooperen y hagan más accesibles tan importantes cosas como las vacunas y medicinas.

El poder hacer grandes cambios ayudando no sólo a personas en desgracia si no también ayudando a que de manera global se haga más accesible a todo el mundo tratamiento y vacunas es una gran motivación.

Claro, es notoria la participación de MSF en lugares poco privilegiados.

¿Y el mayor reto?

Hay muchos retos como médico en MSF, hay retos a nivel físico y emocional. Muchas veces somos los primeros en llegar a la zona de desastre y hay que comenzar a atender a los pacientes, pero no sólo debo quedarme atendiendo pacientes, hay que implementar toda una estrategia para realmente tener un impacto y atender a la mayor cantidad de pacientes posibles en el menor tiempo, entonces al inicio hay todo por hacer a la vez, hay que atender a los pacientes, hay que reclutar más médicos y enfermeros(as) montar o construir el hospital, traer los medicamentos, montar la farmacia, hablar con otros actores como el ministerio de salud u otras ONG’s, eso demanda muchas horas de trabajo al día, durante las misiones de emergencia es muy difícil tomar un día libre, y los días comienzan muy temprano y acaban muy tarde. Hay retos emocionales también porque ves sufrir a mucha gente o en algunas ocasiones también ves morir a mucha gente… y eso indudablemente te afecta, a veces te sientes triste o muy frustrado por que quisieras hacer más pero sabes que no es posible.

Imagino que a veces será difícil desconectarse del trabajo e inevitablemente lo llevas a casa…

Es importante aprender a desconectarse, sin embargo tienes razón, muchas veces es muy difícil hacerlo e inevitablemente siempre aunque sea muy pequeño pero algo te llevas a casa.

Hablando de misiones específicas, sé que has hecho una labor importante en el combate al Ébola. ¿Nos puedes platicar algo de esto?

Con Ébola he podido ir 2 veces a apoyar contra esta epidemia. La primera ocasión estuve en Liberia en un lugar llamado Foya, fue mi primer experiencia con esta enfermedad. Recientemente regrese de Sierra León donde llegamos para abrir un centro de atención para pacientes con Ébola, en este lugar trabajamos arduamente y en 14 días fuimos capaces de abrir el centro y comenzar a atender pacientes, el trabajo fue arduo por que construimos desde cero este hospital y entrenamos a todo el personal que trabajaba con nosotros. En el momento en que llegamos había muchos pacientes y atendíamos a mucha gente. Los casos más difíciles eran los niños y las mujeres embarazadas, había otras organizaciones que tenían bajo su cargo otros centros pero no se sentían cómodas atendiendo estos casos específicamente.

Sierra Leona, 2015.

El equipo de trabajo con el que me tocó participar fue genial, verdaderamente gente digna de admiración y respeto, guardo un buen sabor de boca por que logramos muchas cosas y atendimos muchos pacientes. Sin embargo es una misión triste también y frustrante porque pese a nuestros mejores esfuerzos había muchos pacientes que morían. Para el Ébola no hay cura y todo el tratamiento que damos es sintomático y de soporte, es decir atendíamos todas las complicaciones del Ébola; si el paciente tenia vomito le dábamos medicamentos para el vómito, si el paciente desarrollaba diarrea intensa y deshidratación, lo hidratábamos vía oral o con infusiones venosas si convulsionaba tratábamos las convulsiones, y así, compensábamos todas las complicaciones para darle una mayor oportunidad de recuperarse a los pacientes.

Es durísimo ver a niños y mujeres embarazadas en un situación extrema como esa ¿Cómo lo manejas emocionalmente? ¿Se puede?

Con los niños y las mujeres embarazadas es muy duro realmente, creo que son los pacientes que más me marcaron. Imaginemos niños pequeños de meses de nacidos o muy pequeños con tan sólo algunos años que tenían que entrar al hospital y no podían ser acompañados por ninguno de sus familiares, no entendían lo que pasaba y preguntaban por sus padres constantemente, pese a que nosotros pasábamos a verlos muy frecuentemente y los cargábamos, intentábamos jugar con ellos definitivamente no era lo mismo para ellos. Y bueno las mujeres embarazadas también son historias muy tristes en verdad, en general a todos nosotros nos tocó mucho las emociones estos pacientes

¿Hay manera de prevenir el Ébola? ¿No todos mueren?

Hay manera de prevenir el Ébola y eso es muy importante saberlo. Lo principal es conocer la forma de transmisión. La forma de transmisión es por contacto con fluidos de una persona enferma con Ébola, el virus puede estar presente en la sangre, saliva, orina, heces, líquido amniótico, leche materna y semen.  Entonces si hay un paciente sospechoso de Ébola lo mejor es no tocarlo y dejar que los cuerpos médicos con equipos de protección manejen al paciente tanto para hacer las pruebas de laboratorio como para tratarlo. Igualmente en los ritos funerarios no hay que tocar el cuerpo de la persona fallecida por esta enfermedad ya que es altamente contaminante. Hay ciertos animales que pueden transmisor el Ébola como los murciélagos o los monos infectados y estos animales muchas veces son alimento para algunas personas, por lo que desaconsejamos completamente cualquier contacto.

No todos los pacientes mueren, hay varios subtipos de Ébola, actualmente en esta epidemia el virus Ébola responsable es el subtipo Zaire. En epidemias pasadas registramos una mortalidad de hasta el 90%. Sin embargo en esta epidemia con todas las intervenciones que hemos hecho registramos una mortalidad de alrededor del 50%

¡Es una enorme diferencia!

¡Sí, es una enorme diferencia! aún hay mucho que comprender de esta enfermedad, y todos los datos y la información deben ser colectados y analizados para poder ser más eficaces a la hora de combatirla.

¿Qué tan rápido se ha esparcido y en dónde?

En este momento sabemos que existen casos en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Los casos en Nigeria, Marruecos, España y EU han sido controlados totalmente y desde hace muchos meses no hay ningún solo caso por lo que estos últimos países han pasado de nuevo a la lista de países libres de Ébola. Se esparce muy rápidamente si por lo que las medidas preventivas deben ser muy claras y seguidas lo mejor posible

¿Qué se puede hacer para ayudar?

Todos podemos dar un granito de arena. Poniendo el ejemplo de Ébola es una intervención muy costosa cada traje de protección se usa una vez solamente y es muy caro y no es posible reutilizarlo, entonces necesitamos muchos fondos para poder continuar funcionando. Hablando de otras enfermedades o desastres igualmente la ayuda de los donadores es vital para nuestras intervenciones.

El personal médico puede acercarse a MSF en su país o región y participar con nosotros en la diferentes actividades en alrededor de 70 países en el mundo. Pero no solo necesitamos médicos o enfermeras igualmente psicólogos, logistas, y gente que nos ayude con administración y manejo de recursos humanos.

¿Cómo puede la gente hacer una donación?

En la página web de MSF pueden encontrar información de cómo donar

Hasta hoy, ¿cuál ha sido tu mayor satisfacción profesional y por qué?

Ha sido y sigue siendo el poder ir a los lugares donde más se necesite ayuda médica, es muy importante tratar a las personas, pero también es importante hacerles saber que no están solas ni olvidadas.

En tu opinión ¿cuál es la enfermedad actual más peligrosa y que se puede hacer para prevenirla?

¡Uy! Hay muchas enfermedades pero en verdad creo que la enfermedad más peligrosa es el olvido y la indiferencia. Si como humanos, como gobiernos nos pudiéramos dar cuenta tanto sufrimiento muerte pueden ser evitados creo que otra seria la historia.

Nadie lo hubiera podido haber dicho mejor

…Gracias por permitir compartir un poquito lo que hacemos.

Deja un comentario